Cientos, tal vez miles de proyectos urbanísticos ejecutados en España durante décadas podrían ser sencillamente nulos de pleno derecho. Todo a causa de una vieja práctica que transita entre la dejadez y la picaresca y que aún hoy es utilizada por hasta 6.000 ayuntamientos españoles: el empleo de arquitectos honoríficos en lugar de arquitectos funcionarios para tramitar los expedientes. Aunque la ley es clara: solo un arquitecto funcionario de carrera puede hacer la inspección de un proyecto urbanístico municipal.

Ver noticia original ➥