La Fiscalía no considera que la agresión al actor africano Marius Makon en un bar de Móstoles el pasado 4 de marzo pueda ser tipificada como delito de odio, sino más bien como un delito de lesiones en la información remitida al Juzgado de Instrucción, que ha abierto diligencias previas. Se da la circunstancia de que la Policía Nacional tampoco apreció un delito de odio en la agresión al actor africano, sino un altercado en el que la agresora salvadoreña, en evidente estado de embriaguez, estalló una botella de cerveza en la cabeza del hombre.

Ver noticia original ➥