En 1948, la Biblioteca del Congreso compró esta colección de más de 2.000 imágenes de los hijos de Sergey Mikhaylovich, un químico y fotógrafo ruso cuyo trabajo pionero en la fotografía en color capturó la Rusia de principios del siglo XX como nadie más podría hacerlo. Sus fotografías ofrecen un vívido retrato de un mundo perdido: el Imperio ruso entre 1905 y 1915, en vísperas de la Primera Guerra Mundial y la próxima Revolución Rusa.

Ver noticia original ➥