La guerra contra las drogas en Estados Unidos ha sido un fracaso que ha arruinado vidas, ha abarrotado las cárceles y ha costado una fortuna. La prohibición de las drogas también han creado incentivos económicos perversos que hacen muy difícil combatir a los traficantes. El alto precio de las drogas en el mercado negro les ha generado a los grupos que las producen y las venden ganancias enormes, que invierten en comprar armas sofisticadas, contratar pandillas que defiendan su negocio y sobornar a funcionarios públicos

Ver noticia original ➥