Algo falla estrepitosamente en el sistema educativo cuando, después de cerca de 20 años de recibir enseñanzas desde primaria hasta la finalización de una carrera, un alumno más que brillante es incapaz de diferenciar realidad de superstición. Y el caso más palpable acaba de conocerse en Lugo. […] Y la prueba más palpable de este tremendo error heredado durante siglos es el reciente caso de la ya tristemente famosa jueza de Lugo, una persona capaz de haber aprobado todas las asignaturas de la carrera de Derecho con matrícula de honor.

Ver noticia original ➥