Es la segunda de tres jornadas de manifestaciones en todo el país, convocadas para rechazar la importación masiva de aceite de palma, en lugar de la utilización de aceites oleaginosos que se producen en territorio francés. “Supimos hace poco tiempo que permitían agregar aceite de palma al combustible de petróleo, en vez de nuestro aceite de semillas oleaginosas que se produce en la región, no tiene ningún sentido económico”, aseguró Damien Heurtaut, uno de los manifestantes

Ver noticia original ➥