Francia ha sido muy progresista en cuanto a la eliminación del desperdicio de productos. Hace dos años, fueron el primer país en aprobar una ley que impedía que las tiendas de comestibles y los supermercados tiraran los alimentos que estaban a punto de caducar. Ahora tienen el mismo enfoque con respecto a la industria textil que prohíbe tirar la ropa no vendida. En 2016, Francia tenía un problema con el aumento del número de personas sin hogar que rebuscaban en los contenedores de las tiendas. Esto llevó a que los dueños de las tiendas

Ver noticia original ➥