Hace diez años Francisco fue denunciado por tener una pirotecnia ilegal. Tampoco ahora tenía licencia, y por eso almacenaba los artefactos en una nave industrial antiguamente utilizada en la fabricación de estructuras de hormigón armado para luego utilizarla en la construcción. El terreno se encuentra en el centro de la parroquia. La parcela está rodeada de casas por doquier. Un auténtico peligro.

Ver noticia original ➥