Un fundíbulo, también conocido como lanzapiedras, es un arma de asedio medieval, empleada para destruir murallas o para lanzar proyectiles sobre los muros. Se piensa que fue inventado en China entre los siglos V y III a. C. El fundíbulo de contrapeso fue un perfeccionamiento del fundíbulo de tracción. El invento llegó a Europa alrededor del año 500 d.C. Durante la Edad Media, se cree que pudo haber sido usado para arrojar personas o animales -que hubiesen muerto por la peste negra- por encima de los muros de los castillos, con el propósito de infectar a quienes se encontraran dentro de éste durante un sitio.

Ver noticia original ➥