Durante mucho tiempo, las dietas que mandaban los endocrinos para que el españolito medio acabara con su sobrepeso, incluían un curioso ingrediente en el apartado de desayuno: seis galletas maría. Es algo que pone los pelos de punto a los dietistas modernos, porque implica prescribir para adelgazar un producto que, como explica el nutricionista Juan Revenga, tiene "una cantidad importante de azúcar y harinas refinadas".

Ver noticia original ➥