Los expertos aseguran que la dieta vegana, rica en verduras y legumbres, genera al ser digerida por el hombre una gran cantidad de gas metano, de efecto invernadero, con un potencial de calentamiento altísimo. “Uno de los argumentos a favor del veganismo es que la ganadería es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad y de emisión de gases de efecto invernadero. Pues bien: los gases de los veganos ya contribuyen al calentamiento en un 80%, cuando a principios de este siglo la cifra no pasaba del 15%.

Ver noticia original ➥