Las grandes petroleras alertan de que en el negocio de la distribución de carburantes han entrado de lleno “mafias organizadas”. Las estimaciones de la Agencia Tributaria apuntan que en el sector de la distribución de combustible sólo el fraude por el impago del IVA podría alcanzar los 300 millones al año. Desde el sector petrolero se calcula que el impacto podría ser mayor, y que podría incluso superar los 500 millones de euros cada ejercicio si se tienen en cuenta todos los incumplimientos.

Ver noticia original ➥