Una nueva investigación publicada en Science of the Total Environment muestra que el 45% de los suelos de cultivo europeos contienen residuos de glifosato y su producto de degradación más tóxico, AMPA. Cabe recordar que el glifosato y su producto de degradación, AMPA contaminan el aire y las aguas y exponen a la población a un probable cancerígeno y disruptor hormonal.

Ver noticia original ➥