El Gobierno holandés está explorando vías para bloquear una propuesta de incremento de sueldo del 50 por ciento para el consejero delegado del grupo ING. Se generó una gran indignación la semana pasada al decir que quieren subir el salario anual de Hamers a algo más de 3 millones. Los partidos que representan 99% de los escaños en el Parlamento condenaron la propuesta de subida salarial. “Este asunto lidia con la confianza que deberíamos tener en el sector bancario. ING no es una fábrica de galletas, es un banco sistémicamente importante”.

Ver noticia original ➥