Para pagar los incrementos, que costarán unos 1.500 millones y 1.800 millones en 2019, el Gobierno hará algunas propuestas al Pacto de Toledo, como la creación de un impuesto a las grandes tecnológicas cuyos ingresos se destinarán a pagar las pensiones. Montoro ha explicado que esta figura recaerá sobre las grandes empresas y en ningún caso sobre los consumidores o usuarios.

Ver noticia original ➥