Pese al informe del ministerio de Medio Ambiente, que culpa a la agricultura intensiva de la degradación del Mar Menor por el vertido de nitratos, el Gobierno de Murcia sigue permitiendo que nuevos cultivos, la mayoría ilegales, se ‘coman’ playas de la laguna salada. Y ello también cuando hace unos días se ha conocido un estudio de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y de WWF en el que se pone de manifiesto que una de cada cuatro hectáreas del entorno del Mar Menor (12.000 de las 50.000 hectáreas de regadíos) son “ilegales"

Ver noticia original ➥