El Gobierno prepara un aumento de los impuestos que gravan los carburantes y que afectan al bolsillo de millones de conductores en nueve comunidades autónomas. Una medida que no sólo persigue un fin recaudatorio. España se adelanta a una sentencia europea que le obligaría a devolver a los ciudadanos todo lo cobrado por las autonomías con este tributo.

Ver noticia original ➥