"Fue concedido por el Rey Juan Carlos en 1975 y como cualquier título nobiliario no genera ninguna condición singular, ningún privilegio", argumenta el ministro Catalá.El PSOE considera que eliminarlo "es necesario por higiene democrática y por dignificar a quienes fueron asesinados o represaliados y a las familias que aún siguen buscando sus cuerpos".

Ver noticia original ➥