En la sociedad líquida, la política ha cambiado a los ideólogos por consultores, a la gente coherente por jefes de campaña y las bibliotecas por encuestas de opinión. Por eso hay overbooking en el centro y la tecnocracia triunfa. Aunque cuando parecía que no cabía nadie más, surgen nuevos enamorados. El gobierno de Sánchez lo ha hecho Iván Redondo que es consultor y muy listo. Es un gobierno pensando en las próximas elecciones.

Ver noticia original ➥