Gonzalo Buján tenía el día en el que murió señalado en el calendario. El joven, de 28 años y natural de Herencia (Ciudad Real), era un enamorado del carnaval. Este sábado daba el pistoletazo de salida la fiesta que tanto amaba y que tanto esperaba. Pero también este sábado fue asesinado de una brutal paliza a escasos metros del epicentro carnavalero de su pueblo, el Palacio del Carnaval.

Ver noticia original ➥