Durante años, Grace Mugabe era famosa en Zimbabue por sus compras en Londres, París y Hong Kong. Dijo que sus pies eran tan pequeños que solo podían calzar Ferragamo. Por sus agresiones, golpeó a un fotógrafo y con los anillos con diamantes incrustados que llevaba en los dedos le rajó la cara. Sin embargo, ante la cercana muerte de Mugabe, de más de 90 años, se vio obligada a entrar en política para asegurar su fortuna. Hasta entonces nadie se la tomó en serio, pero cuando destituyó a Mujuru, viuda de un revolucionario, se la tomaron en serio

Ver noticia original ➥