La idea del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que su país reciba más inmigrantes de Noruega en lugar de "países de mierda" parece un sueño lejano. "A nombre de Noruega: gracias, pero no gracias", dijo Torbjoern Saetre, un prominente político del Partido Conservador noruego, citado por la agencia Reuters. Mientras que cientos de miles de noruegos emigraron a EE.UU. en el siglo XIX, solo 502 de una población de 5,3 millones de personas lo hicieron en 2016, y 443 el año anterior.

Ver noticia original ➥