Para España existen dos consecuencias principales, y las dos muy distintas: o tendencia más fría por desalojos de aire ártico/siberiano a través de Europa, o un tiempo más suave y lluvioso en muchas zonas debido a la llegada de borrascas y frentes desde el Atlántico.

Ver noticia original ➥