Si quedaba alguna duda sobre el ministro de Justicia, Rafael Catalá, por su dedicación preferente a proteger al Gobierno, el Grupo de Estados contra la Corrupción lo ha dejado claro. España presenta un cumplimiento globalmente insatisfactorio en dos temas clave: la independencia judicial y la corrupción. Es decir, al ministro le importa más proteger a Rajoy Brey y a los privilegiados veteranos del PP, que su propio negociado.

Ver noticia original ➥