Sumergirte en la lectura no sólo te provee de conocimiento, también mantiene a tu cerebro en forma e incrementa tu empatía. Es un hábito que te proporciona grandes beneficios neuronales y espirituales al exigir atención y compromiso. Al leer de forma crítica, se exceden los niveles de tal forma que rebasan las regiones cerebrales encargadas de la identificación y solución de problemas. Además de las razones obvias para leer libros diario (aumentar el vocabulario y el conocimiento) quizás encuentres otras que te ayudarán a enriquecer tu mente

Ver noticia original ➥