Green Bank, en West Virginia, es un remoto pueblo de unos 100 o 120 habitantes. Todos se conocen por el nombre. Todos conducen camionetas. Era una zona pacífica y tranquila, característicamente identificable con eso que conocemos como América profunda.

Ver noticia original ➥