Los intentos por eliminar el idioma ruso son más radicales. Entre dichos países están Ucrania, Letonia, Lituania, Estonia y Moldavia. Allí, los principales ámbitos donde se lucha contra el uso del lenguaje ruso son en el aparataje gubernamental, la educación y los medios de comunicación.

Ver noticia original ➥