Dos ejemplares únicos, dos diamantes en bruto del catolicismo más extremo, dos residuos de la más mísera confusión vital y doble moral que ha parido nuestra podrida patria.

Ver noticia original ➥