Los miles de afectados por la liquidación del Banco Popular que han decidido aceptar la oferta del Santander y suscribir los bonos de fidelización que el banco les ofrecía en compensación por las pérdidas asumidas, a cambio eso sí de renunciar a emprender cualquier acción legal ulterior, lo han hecho sin terminar de tener claro si finalmente tendrán que pagar el Impuesto de Donaciones por esta operación o no.

Ver noticia original ➥