El nuevo reglamento de los planes de pensiones abre la posibilidad de que una autoridad administrativa o judicial pueda embargar las cantidades depositadas en el mismo, a los 10 años, sin necesidad de que el titular proceda a rescatarlo. El embargo se produciría para garantizar el cobro de alguna cantidad económica que no satisface el partícipe.

Ver noticia original ➥