El Estado de las Autonomías, sellado con la transferencia de numerosas competencias a las Comunidades, ofrece algunas paradojas. Una de ellas, reseñable por el impacto directo en la vida cotidiana del ciudadano, emerge cuando la Sanidad -materia controlada por el Ejecutivo regional de turno- choca con la Hacienda o el Tráfico -regidas por el Gobierno central salvo en contadas excepciones-. Si un radar caza a un conductor en una CC.AA distinta a la suya, la multa llegará a su casa ipso facto, previa labor de un sofisticado sistema informático.

Ver noticia original ➥