Años atrás era imposible concebir el mundo sin un bolígrafo para escribir en cuadernos, para el registro de las empresas, para mandar una carta por correo. Y en ese universo, la marca BIC era el rey del mercado.

Ver noticia original ➥