El último lugar en el que uno esperaría ver una imagen de una mujer mostrando sus genitales es el muro de una iglesia, pero en toda Europa, especialmente en Irlanda y Gran Bretaña, hay docenas de ellas. La mayoría son mujeres ancianas representadas con rasgos algo exagerados. Las conocidas como Sheela na gigs son un tipo de grotesco arquitectónico (en este contexto, una figura de piedra tallada), consideradas en el pasado demasiado indecentes como para ser dignas de atención académica.

Ver noticia original ➥