Dentro del periodismo, el deportivo está sufriendo sus propios cambios estructurales y de hábitos. Polarización Madrid-Barça, convertir las tertulias e informativos en una especie de ‘Sálvame’ y la llegada del siempre odiado fútbol moderno. Pero cual Asterix y Obelix, una serie de periodistas deportivos han sabido aplicar el manual de supervivencia citado arriba y resistir a los romanos en una aldea llamada YouTube.

Ver noticia original ➥