Los hechos ocurrieron cuando dos patrullas acudieron sobre las 2 de la madrugada a una vivienda de la pedanía de Perales del Río donde un numeroso grupo, la mayoría de etnia gitana, estaba celebrando una fiesta flamenca. Los agentes les pidieron que bajaran el volumen de la música para permitir el descanso de los vecinos, han detallado a Europa Press fuentes policiales.

Ver noticia original ➥