El dueño del conocido bar Simpalabras de La Laguna, en prisión cautelar desde el veintinueve de marzo, ha sido puesto en libertad sin fianza y con cargos a la espera de la celebración del juicio. Entre las víctimas, al menos una de ellas es menor de edad, de quince años. Su padre ha manifestado a la Cadena SER su indignación por una decisión que considera "injusta". "Mi hija tiene miedo y se siente mal. Le da miedo cruzarse con este hombre por la calle. Está en manos de psicólogo. Es una niña de quince años que está viviendo un infierno".

Ver noticia original ➥