Los perros guías son los ojos de las personas invidentes y compañeros necesarios para que puedan desarrollar su vida con naturalidad. Es precisamente por ello por lo que la ley permite que estos animales puedan acceder a cualquier espacio. Pese a ello, aún hay historias que demuestran las imposibilidades que tienen las personas con discapacidades visuales para poder acceder a todo tipo de espacios con sus guías peludos. Un buen ejemplo es el hilo de un tuitero que narra sus constantes problemas con los taxistas para poder viajar con su perro.

Ver noticia original ➥