Juguemos con esas dos ideas que nos lanza César Vidal en su libro irónicamente llamado Mitos y falacias de la historia de España. La primera: que la nación española nace con la caída del Imperio romano; la segunda: que la invasión musulmana fue una terrible tragedia. El buen César nos dice que los visigodos no aportaron mucho a la península. Solo trajeron la alcachofa, el lúpulo y las espinacas. Al fin y al cabo, eran pocos (¿200.000?), pero eso sí, César les atribuye una última cosa: "de su mano vendría el nacimiento de la nación española"

Ver noticia original ➥