Desde 2006, en Cataluña, el presupuesto más elevado en campaña electoral había sido el de Convergència i Unió o Junts Pel Sí. De la misma forma, los de Mas y Puigdemont también han sido la fuerza más votada. Sin embargo, este 21-D la formación naranja asignó 2,1 millones de euros para la campaña, superando así las cuentas del resto de fuerzas políticas y también los votos.

Ver noticia original ➥