La filial alemana de ACS fue denunciada por el cliente, un grupo energético británico, al entrar en parada una de sus centrales hidroeléctrica, entregada por Hochtief apenas medio año antes. La Justicia británica ha condenado a la constructora a pagar una indemnización de unos 175 millones de euros

Ver noticia original ➥