El Senado holandés ha dado este martes su visto bueno a la polémica ley que convierte automáticamente a todos los ciudadanos en donantes de órganos, a menos que afirmen en vida y explícitamente que no desean serlo. Los ciudadanos que no muestren su rechazo en vida, y tras el envío de dos cartas de aviso para que aclaren su posición, se registrarán en el sistema bajo la etiqueta de "no objeción". Sin embargo, si los parientes tienen "serias objeciones" y "problemas insuperables" con la donación de los órganos de su familiar, podrían oponerse

Ver noticia original ➥