Un individuo, de 61 años y con condenas por estafa y conducir sin permiso, se enfrenta a penas que suman 10 años de cárcel por ofertar contratos a camareras, algunas de ellas menores de edad, y posteriormente alentarlas a favorecer las pretensiones sexuales de los clientes y chantajearlas con su posición laboral si no cumplían sus deseos. El juicio se celebra en la sección segunda de la Audiencia Provincial.

Ver noticia original ➥