Tres candidatos se presentaron y fueron considerados altamente calificados para el puesto. A Ursula Zechner, que entonces dirigía el regulador ferroviario Schienen-Control, se le ofreció finalmente el puesto por encima de los otros dos candidatos masculinos. Franzmayr, cuya solicitud fue calificada 0,25 por ciento más alta que la de Zechner, demandó por discriminación de género.

Ver noticia original ➥