El hombre alquilo una excavadora y en tan solo una noche rompio 800 metros de pavimento y cargó los trozos en camiones para llevarlos a una fábrica y revenderlos pues, aseguró, "nadie más transitaba por aquí".

Ver noticia original ➥