El Gobierno maniobra este mes de febrero para no perder el apoyo electoral de los trabajadores de la función pública. En los márgenes de esa realidad, sobreviven una serie de categorías laborales dependientes de la administración pero sin apenas reconocimiento ni estabilidad.

Ver noticia original ➥