Mitología y folclore aparte, si nos referimos exclusivamente a la figura del vampiro en el género de la novela, todo empieza en el siglo XIX, una bonita época para vestir chistera y levita, inhalar el humo negro del capitalismo y pillar la sífilis haciendo cosas fuera de casa que no deberías. El viaje empieza con a Santísima Trinidad de la novela vampírica: ‘El vampiro’ de Polidori, ‘Carmilla’ de Le Fanu y ‘Drácula’ de Bram Stoker. Luego continúa con dos controvertidas y originales obras: ‘Soy leyenda’ y ‘Entrevista con el vampiro’.

Ver noticia original ➥