… Escribir “Lolita”. Y no porque nadie lo publicara, sino porque a ningún escritor se le ocurriría poner su reputación en juego publicando un libro que le pondría en la palestra. O “El rey de los Alisos”, o “El niño de los coroneles”, o tantos y tantos otros.

Ver noticia original ➥