El pasado 2017 ha sido un año extremadamente seco y cálido. Y las previsiones para 2018 no son demasiado alentadoras en este sentido. Aunque con sorpresa vemos cómo algunos aplauden las cuatro gotas que han caído este invierno como solución a la sequía

Ver noticia original ➥