La disminución de la I+D en España durante la última década se ha producido en los cuatro sectores que distingue Eurostat: empresas, educación superior, gobierno y organismos no gubernamentales. En el caso de la financiación pública (gobierno y gran parte de la educación superior) esta disminución es especialmente alarmante. Uno podría afirmar, y con motivo, que entre reducir los servicios básicos y el gasto en I+D lo primero tenía prioridad.

Ver noticia original ➥