En el año 2006, se estrenaba de tapadillo una comedia satírica y distópica que atacaba al corazón de la estupidez americana desde dentro. Una comedia de humor absurdo y muy mala leche. El retrato de la América que propone es bastante acertado, y no es de extrañar que, tras la ascensión de Donald Trump, la gente la haya empezado a rescatar ahora, una década después, creándose debate, teorías y memes que la rememoran poco menos como una película visionaria.

Ver noticia original ➥